Pequeña Gigante

Obra realizada los días 26, 27 y 28 para la clausura del XIV Festival Internacional de Teatro Santiago a Mil, que es protagonizada por una Pequeña Gigante.

"El rinoceronte escondido"

Cuenta la historia que un rinoceronte de África se escapó, apareciendo un día en las minas de Cobre en Chile. Al ver los camiones y el tamaño de las maquinas gigantes, asustado corrió hasta llegar a las calles de Santiago para esconderse, provocando daños a la ciudad, como paraderos de micro, postes y alumbrado.

Las autoridades conocían las aventuras de la Pequeña Gigante en Europa y fue llamada para que capturara al rinoceronte, nada más ni nada menos que con su ternura y paciencia que la caracterizan.

Así comienza la travesía de la pequeña gigante durante tres días en Santiago, en busca del rinoceronte. Despertada por la misma Presidenta después de su largo viaje.
Durante los días se ve a la Pequeña Gigante dormir, tomar duchas, orinar, bailar, tomar helado... respirar y hasta roncar... y con sus movimientos dándole un toque mágico que al verla da la impresión que tuviera vida propia.

Al tercer día de buscar al rinoceronte la niña lo captura ofreciéndole comida el cual cae en la trampa y queda enfurecido en una jaula.

Recorriendo la Alameda con platillos gigantes, cañones que tiraban challa multicolor y banda sonora en directo, la Pequeña Gigante va con el rinoceronte capturado, el rinoceronte de cuerpo de metal hacia su propio show dentro de la jaula, pateando y gruñiendo, tirando humo y haciendo sus necesidades, dejaba una estela de su olor por donde pasaba, olor característico de una jaula de animal, entre pasto, escremento y orina.

La pequeña gigante llego hasta la Plaza Bulnes donde se despidió y se sentó arriba de un bus que la trasladaría a Valparaiso junto al rinoceronte cubierto por una lona. Se suponía que el rinoceronte tenia su propio show en la plaza, el cual no se pudo llevar a cabo por el exceso de multitud, la cual no dejaba el suficiente espacio para los movimientos que debía realizar.

Así la Royal de Luxe compañía de teatro callejero de Francia, creada por su director Jean-Luc Courcoult, provoco sensacion en la calles de Santiago, con una marioneta de una niña de cinco metros de altura y una tonelada de peso, que cautivo a todos con su dulzura. Espectáculo visto por mas de 500 mil personas durante los tres días. Concentrándose trescientas solo el último día, donde yo por supuesto estaba.
.
PRIMER ENCUENTRO
.
Llegamos a la Plaza Italia, mi hermana, papa y yo, para ver cuando la Pequeña despertara e iniciara su corrido por la Alameda. No pudimos por que llegamos atrasados (sin comentarios jajaja) y ya había comenzado a caminar, gente por aquí y por allá no podíamos avanzar, así que nos fuimos por calles paralelas para poder avanzar y encontrarla más a delante, la maraton del año.
Hasta que llegamos a algún punto que todavía no pasaba y nos quedamos a cierta distancia por que nos impedían el paso las rejitas y arbustos que están al medio de la avenida.
Aun así pudimos ver cuando comenzaba a llegar.
.
Esta foto es de la challa que tiraba el cañón anunciando que venia la pequeña y festejando la captura del rinoceronte.

Acá los platillos gigantes que no pararon de tocar en todo el trayecto...


La pequeña Gigante que ya la habían subido a un automovil para apurar el paso. Increíble sus expresiones y movimiento del rostro.


Los liliputienses que manejan la marioneta de la pequeña.


Luego seguía un carro con banda sonora en directo cantando y animando a las personas.


El rinoceronte de metal que estaba furioso por su encierro, estuvo un buen rato parado frente a nosotros mientras adelante abrían paso entre la gente para seguir avanzando.

SEGUNDO ENCUENTRO

Luego de haber visto de pasada a la Pequeña y haber contemplado un buen rato al rinoceronte, decidimos seguir caminando para poder encontrarla en otro punto, nuevamente la maraton por las calles paralelas donde no eramos los únicos con la idea si no un monton de personas más, pero por lo menos se podía avanzar, lo que era imposible en la Alameda.
Así llegamos frente de la Biblioteca Nacional donde mi hermana se ubico estrategicamente de tal manera, que quedamos practicamente encima de la pequeña, ya que nuestro unico tope era el cordón que le permitía avanzar.

Nuevamente challas multicolorees.





De cerca se podían distinguir detalles de la marioneta, como el color de sus ojos, sus pestañas, como estaba hecho su cuello que parecía un resorte gigante, como hacían sus movimientos...

El rinoceronte era manejado por chilenos contratados para el espectáculo.

Luego como pudimos salimos del tumulto de gente caminando hacia Miraflores y así se veía el panorama solo en esa intersección.

TERCER ENCUENTRO

Si habíamos llegado hasta ahí, por que no llegar hasta La Moneda para ver el show final?, así que seguimos caminando, hasta llegar a Morande con la Alameda donde estaba todo repleto!!!!!!!!!! era increíble la cantidad de personas que habían, de poquito en poquito avanzamos hasta acercarnos un poco al centro de la Plaza Bulnes donde llegaba la pequeña, quedamos en la mitad, imposible seguir avanzando. Esperamos hasta que llegó que no fue mucho y estuvo un buen rato ahí, gritando el personal del montaje que por favor la gente avanzara para poder seguir, absolutamente ninguna posibilidad de sacar fotos donde estábamos por que ni siquiera podíamos movernos, ni menos levantar una mano.

Estuvimos en ese lugar sin poder poder ver lo que aconteció después, apretados me sentía como un jamón entre dos rebanadas de pan... calor... sudor... empujones... gente enojada... niños allá y acá... hasta abuelitas habían... hasta que por fin salimos del aglomerado y caminamos hasta poder tomar algunas fotitos de toda la gente que quedaba, por que ya se había retirado un poco mientras nosotros lográbamos salir...

Y esa fue la historia de la Pequeña Gigante en Chile y mi historia particular, fue fantástico poder verla y sentir como si la marioneta de la niña tuviera vida y trasmitiera lo que estaba sintiendo. Y que pudiéramos tener ese gran espectáculo siendo el único país sudamericano que contara con al presencia de este tipo de montaje con la prestigiosa Compañía Royal de Luxo.

1 comentario:

markin dijo...

Me queda la idea de que te divertiste mucho, me sabes a sonrisas.

Bueno saberte buena para correr :)

Amena tu manera de exponer esa experiencia. Me la perdí.

Cariños.