Hablemos de pasión.

…Amor es fundirse en el otro sin dejar de ser uno mismo…

Me da vueltas esa frase, no sé si salio de mi alma o de mi inconciente; si es que alguna vez la leí en alguna parte, pero me gusta, y sí, así es, me gusta imaginarme con aquella persona ambas fundidas en el más profundo amor, pero que ninguno de los dos absorba al otro, que ninguno se postergue y que ninguno se enaltezca, siempre ambos unidos sin dejar de ser quien son, más aun, seguir creciendo juntos pero sin confundir lo que cada uno desea o anhela.

Eso es de amor, pero hablemos de pasión, esa que todo lo absorbe y que te lleva hasta el cielo y que también te lleva hasta el infierno…

Esa que no puedes andar desparramando por que provocarías muchos incendios…

Esa que si no es correspondida te consume a ti misma…

Esa que si la calmas te quedan demasiadas cenizas y te asfixias…

Esa que tanto bien nos hace, y que tan mal nos deja cuando no la sabemos manejar…

Esa, esa es la pasión, que tan bien nos hace cuando es con amor, por que con amor se sabe manejar, con amor el fuego de ésta es manejado para que nunca se extinga y para que nunca ese fuego quiera incursionar en otras praderas…

Por que por pasión no podemos correr detrás de los instintos, no podemos pasar a llevar a quien esta a nuestro lado, ni a quien esta al lado del otro. No, no se puede.

Pero no es malo ser pasional, se vive al máximo, se disfruta… solo a veces hay que decir no para evitar malos ratos, y tener la madurez y el criterio suficiente para saber hasta donde (y con quien) podemos llegar.

2 comentarios:

José Antonio dijo...

El amor es sumamente complicado, pero hermoso... los momentos alegres son luminosos, pero los momentos tristes son intensos. Ambos tienen su magia y ambos merecen ser vividos a plenitud.

Es un gusto conocerte...vuelvo pronto. Un beso.

Maktub dijo...

Hola Naty. Lo primero gracias por descubrirme tu blog. Lo disfrutaré despacio y atentamente. Y lo segundo, mil gracias también por tu comentario. Me gustó muchísimo, de veras. Una se siente orgullosa cuando recibe halagos así y le dan más ganas de escribir y superarse.

Muy amable señorita. Es usted un cielo. Jeje.

Besos y más besos.

Laura.